shopping-bag 0
Productos : 0
Subtotal : 0.00€
Carrito Finalizar compra

Single Blog Title

This is a single blog caption

Tifo del 20 aniversario en el lateral

Rendido, casi sin fuerzas, llegas a la cama como el náufrago que alcanza la orilla. Agotado, consumes las últimas energías en quitarte una ropa que habla de las últimas quince horas, de los últimos quince días. Apenas entras en la ducha y el agua se tiñe de oscuro, ya no sabes si es suciedad, o tinta, o un poco de todo. Dejas correr el agua a la misma velocidad que la mente. Te enorgulleces de todo lo adelantado hoy, te preocupas por todo lo pendiente para mañana. La madrugada va dejando paso a los primeros rayos de sol y tú apenas acabas de acostarte. Tu día termina cuando casi comienza el siguiente. No sabes si ya estás dormido o aún resistes al sueño cuando vuelve a tu cabeza esa imagen que lleva tantos días presentes. Con su sombrero, su parche cruzado por ese rayo dorado, su bufanda al cuello y esa sonrisa de malicia, la calavera aterriza de nuevo en tu mente. Es la del aniversario, el logo diseñado y elegido para representarnos en esta temporada, la de nuestro 20 aniversario. Solo haces imaginártela en la grada, mientras se despliega, observando a todo un estadio sabiendo que es ella a la que todos observan.

Apenas has podido pegar ojo cuando suena de nuevo el despertador. Otra vez en pie, otra vez con los tuyos, otra vez tifando. Apenas has dormido en la última semana, las agujetas pesan cada vez más, y te preguntas qué haces allí, por qué dejas familia, novia, curro, estudios… por qué dejas todo ‘solo’ por dar unos brochazos con ese grupo de tarados para que después ‘solo’ luzca unos minutos. ¿Solo unos brochazos, solo unos minutos? Es mucho más que eso, es el celebrar el aniversario de tu grupo, el culminar dos décadas de tifos con la mejor de las obras, es hacer más grande el nombre de Bukaneros, es dejar boquiabiertos a tus jugadores, a tus compañeros de franja, a todo un estadio, a todos los que muchos días después aún siguen alucinando con la fotografía.

Paras por un momento de pintar, o de coser, o de recortar. Levantas la mirada y te fijas en esos que forman ese grupo de tarados. No solo compartimos ojeras, cansancio, agujetas y caras de demacrados, compartimos mucho más. Esos tarados eran tus compañeros y, tras dos semanas codo con codo entre pinturas, han pasado a ser tus hermanos. Es con ellos con los que vas a compartir el cabreo si después de tanto trabajo no sale todo como se esperaba, o la gloria si todo sale bien. Es con ellos con los que compartes dudas, ansias, miedos y ganas, con los que te encargas de organizar hasta el más mínimo detalle: carteles en esa grada del lateral para informar a los socios, llamadas a las peñas para que ayuden a que todos lo respeten, cuerdas a lo largo de la grada para que se deslice el cubregradas, un buen número de gente en la parte superior y en la inferior para estirarlo de forma correcta… Es en ese momento cuando eres consciente de que un tifo es mucho más que un simple cubregradas. Mucho más, en todos los sentidos.

Entre brochazos, ensoñaciones y elucubraciones, la madrugada vuelve a sorprenderte. Es la última. Apuras ese lema de la parte de abajo, el utilizado este año, 20 años al abordaje. Retocas las siluetas de esos bukaneros que flanquean a la calavera, unos con banderas, otros con bufandas, bombo o megáfono. Repasas ese 1992 que parece cobrar vida en el fondo, entre el humo de las bengalas que dan vida y colorido a todo el tifo. Cuidas hasta el más mínimo detalle. Solo quedan unas horas para el partido. Despiertas al que se quedó dormido entre telas y plásticos, avisas a los que están con el tifo del Fondo que acompañará al del lateral, llamas al que está con las pancartas. Señores, el tifo está terminado.

El día del partido todos disfrutan del aniversario, del torneo, de todos los actos, pero tú estás más intranquilo que nunca. Mientras todos se divierten en la previa, a ti te toca perderte hasta el corteo. Quedan varias horas para que ruede el balón y tú ya te encuentras en tu estadio, completamente vacío. Solo el que alguna vez ha estado en tu pellejo puede llegar a hacerse una idea de todo lo que supone realizar un tifo así, de todo el trabajo que supone, de todos los detalles que hay que tener en cuenta. Solo así se puede intentar comprender los problemas que surgen, la desazón que produce un roto o un descosido a última hora, lo que cuesta colocarlo bien en la grada… Saltan los jugadores al césped antes de cambiarse y ya te das cuenta del ‘bombazo’ que tienes entre manos. Jugadores de Rayo y Athletic miran asombrados la pequeña parte del tifo que se puede ver. Hasta los árbitros no pueden evitar reparar en ello. “¡Joder! La que vais a montar hoy…”, te lo dicen los que más tarde defenderán la franja, mientras inmortalizan el momento con sus cámaras. Son las primeras fotos de las muchas que vendrán después.

Todo está listo, todo a punto. Miras el reloj, una y otra vez, y otra vez, casi cuentas los segundos. Está todo pensado, organizado, cronometrado. Primero el tifo del lateral, en este minuto los tres del Fondo. Todo medido. Ha llegado el momento que llevas esperando varios meses, muchas semanas, demasiados días, miles de horas. Que comience el espectáculo.

El tifo comienza a desplegarse hacia arriba de forma rápida, cubriendo la grada superior de la Albufera. Lo más fácil, ya está hecho, queda lo difícil, que deslice bien hacia la parte inferior. Es en ese momento, cuando se queda enganchado a una cuerda o cuando un par de graciosos intentan sacar sus cabezas rajando el tifo, cuando todo el esfuerzo y las horas sin dormir están a punto de perder todo su sentido. Uno se apresura en desengancharlo de la cuerda, otro en apartar a los pocos peñistas que carecen de respeto y que son silbados por todo el estadio. El tifo comienza a caer hacia la grada de abajo, la calavera comienza a vislumbrarse al completo, agarrada con firmeza al timón, capitaneando el velero bukanero como en los 20 años anteriores.

Te giras, miras a los ojos de la gente y te ves reflejado en las caras de asombro de todos los del Fondo. Tantas veces debajo de un tifo, sin saber muy bien qué tenían sobre sus cabezas, sin poder disfrutar de lo que su grupo se había currado. Hoy era su día, hoy les tocaba a ellos disfrutar. En el 20 aniversario quisimos hacerlo en el lateral por muchos motivos, también porque nuestra gente del Fondo por primera vez pudiera gozar de un tifo en directo.

Ovación de todo el estadio, jugadores que no pueden evitar clavar su mirada durante bastante tiempo, incluso deciden cambiar el lugar donde siempre se hacen la fotografía como detalle hacia el grupo. Ves la sonrisa de los más chavales, alguna lágrima en los que tanta mierda han tragado en estas dos décadas, y un gesto de orgullo en todos los que han puesto su granito de arena realizando la obra de arte que en esos momentos luce imponente en el lateral de la Albufera.

Hartos de una grada que nos limita, la peor de todo el estado para poder tifar, sacándole el mayor partido año tras año, dándole vueltas a la cabeza para exprimirla al máximo, haciendo tifos en movimiento que nunca antes se habían visto aquí. Es ahora cuando recuerdas aquel de la televisión, o el de los estandartes que se giraban, el inolvidable de los jugadores cuyas tiras se daban la vuelta, el de 1924 de todo el Fondo y que fue el primer tifo en horizontal de todo el estado… Y tantos otros tifos, algunos espectaculares, otros novedosos, otros que no lucieron por las características de nuestra grada. Este tifo es un homenaje por todos ellos, por todos los que en su día hicieron grande el Komando Tifo y por todos los que han hecho posible que Vallekas quedara boquiabierta.

Hemos demostrado, nos hemos demostrado, que no solo sabemos hacer tifos coloridos, pequeños, originales, sino que, además, sabemos y podemos hacer tifos espectaculares, a la altura de los grandes. Gracias al Komando Tifo por situarnos entre los mejores.

BIENVENIDOS AL MAYOR TIFO VISTO NUNCA EN VALLEKAS

ăn dặm kiểu NhậtResponsive WordPress Themenhà cấp 4 nông thônthời trang trẻ emgiày cao gótshop giày nữdownload wordpress pluginsmẫu biệt thự đẹpepichouseáo sơ mi nữhouse beautiful