shopping-bag 0
Productos : 0
Subtotal : 0.00
Carrito Finalizar compra

Single Blog Title

This is a single blog caption

Rayo 0-1 Real Madrid, La Grada

Han pasado las semanas, pero era obligado recordar una de las grandes citas de la temporada en nuestro barrio: ocho años después el Real Madrid visitó Vallekas. Mucho tiempo pasó de la última vez, muchas cosas vividas en todos estos años y muchos cambios, en todos los sentidos. De recibir a equipos de Segunda B a recibir al autoproclamado equipo más importante del mundo, de jugar contra el Castilla a hacerlo con el primer equipo y todas sus estrellas, de interesar a los medios de siempre a ser protagonistas durante toda una semana.

Todo evidenciaba que era un partido diferente, especial, esperado por todos los rayistas, que veíamos cómo después de tantos malos momentos vividos por fin nos tocaba disfrutar. Y lo hicimos, vaya si lo hicimos. Porque entre todo el trabajo que supone para el grupo un partido así, y que te obliga a estar pendiente de tantas y tantas cosas, también hay momentos para saborearlos y disfrutar lo que estás viviendo: un ambientazo digno de las grandes ocasiones.

Y este comenzaba con un regalazo del Komando Tifo, que pese a las dificultades a todos los niveles, se marcó la fecha en el calendario para ofrecernos el mayor cubregradas visto en nuestro estadio. Y no sólo por el tamaño, sino también por la complejidad del dibujo, totalmente original y realizado a mano por nuestros artistas para la ocasión, representando la defensa del Puerto de Vallekas de los barcos enemigos, con una dificultad en el dibujo tal, que no había ninguna gran superficie de la tela que fuera del mismo color. Todo detalles, todo gamas de diferentes colores, diferentes tonos en el agua, diferentes matices incluso en el cielo. Una lástima que ni las limitaciones de la grada ni las tomas de las fotografías permitan reflejar toda la espectacularidad del tifo.

Tanto trabajo merecía que el tifo luciera durante los muchos minutos que se mantuvo desplegado, pese a que algunos sigan sin entender que un tifo, una pancarta, una bandera o un estandarte en nuestro Fondo es sagrado, aunque ello suponga no ver el juego durante unos instantes. Seguimos trabajando también en este aspecto, repartiendo un panfleto cada vez que hay un tifo y extendiendo esa cultura de grada y de grupo a los casi 2.000 socios del Fondo, que se volcaron con el equipo en cuanto se retiró el tifo, luciendo toda la grada al unísono todo el material, preparado y arreglado para la ocasión.

Mucho se ha hablado de la gran animación, del ambientazo que se vivió. Para nosotros, fue la esperada, ni más ni menos. Hemos vivido cómo el Fondo se ha volcado cuando íbamos perdiendo en casa en Segunda B, cómo apretaba aún siendo goleados en Vallekas en Segunda, por lo que el día que nos visitaba el Real Madrid sabíamos que iba a reventarlo. Coreografías, bufandeos, banderas moviéndose todo el partido… Una primera parte en la que más de uno ya acabó afónico, y lo que es muy difícil en este tipo de partidos: respetando la filosofía del grupo. Desde hace tiempo no se canta el clásico «Puta…«, ni se falta el respeto al equipo rival ni a la ciudad de procedencia, ni mucho menos a personas fallecidas. De hecho, cualquier cántico de este tipo iniciado en la grada es parado y debe ser parado por todos. Creemos en la originalidad, también en la animación, y por ello para este partido se estrenaron nuevos cánticos que retumbaron y que muchos partidos después se siguen cantando. La primera parte fue de empuje a los nuestros, olvidándonos de equipo y afición rival.

Para acordarnos del rival reservamos el tiempo de descanso. Eso de abandonar la grada minutos antes  del intermedio y que se quede vacía hasta varios minutos comenzada la segunda parte no va con nosotros, y qué mejor que un partido así para no parar de animar. Y es que no fueron solo 90 minutos animando, muchos más, incluidos los de un descanso que aprovechamos para sacar un segundo tifo. Le volvimos a encontrar un perfecto uso a nuestro miembro viril, utilizando uno de los logos del grupo rival. Un tifo en movimiento en el que el pene se desplazaba una y otra vez hacia la boca, manchada de semen, al igual que la pancarta: Toma merengue.

Lucía aún el tifo y continuaban los cánticos imponiéndose a la megafonía, cuando ya arrancaba la segunda parte, con cánticos dedicados al portero rival (o más bien a su pareja) y un ambiente aún más intenso. Hasta en las faltas contrarias el Fondo intentaba desviar la atención del lanzador con una coreografía ya habitual moviendo los brazos de un lado a otro.

Nos dejamos el alma en la grada, sin olvidar que uno de los muchos chorizos que ese domingo se sentaban en el palco robó a los socios rayistas 25 euros para poder ver, según él, al Real Madrid. El lumbreras del presidente no se ha enterado que nosotros, a diferencia de él, no vamos a ver al Madrid ni al Barcelona ni a nadie más que a nuestro Rayo Vallecano. No quisimos dejar pasar la oportunidad de dedicarle una pancarta con una frase recogida en los días previos por Rayoherald.com en un artículo de opinión.

Seguimos siendo independientes, no tenemos nada que perder porque nada recibimos ni aceptamos para vendernos, y todo lo que hemos ganado ha sido fruto de nuestro esfuerzo, lucha y presión. Así continuaremos, sacando los colores públicamente a una directiva que no merece dirigir un club tan grande como el nuestro.

Parecía que no se podía animar más fuerte, pero entonces llegó el gol de Cristiano Ronaldo y nos dimos cuenta que siempre se puede hacer mejor, siempre nos podemos superar. Es en las peores circunstancias cuando mejor responde el Fondo, como si la derrota fuera un reto para cantar más fuerte. Así se hizo, incluso más allá del pitido final, asombrando al propio entrenador madridista. Mourinho, que ha estado en centenares de campos y al que poco puede sorprenderle ya, se marchó aplaudiendo a nuestro Fondo en señal de reconocimiento, de enhorabuena por un ambiente que después alabaría en rueda de prensa.

La guinda, con el partido casi acabado, la pusimos con otra pancarta con el resultado final y la estrofa de una de las canciones que estrenamos en la ida en el Bernabéu.

Era de esos días que nunca deberían acabar, tal vez por ello nos quedamos casi media hora en la grada sin parar de cantar, acordándonos esta vez de nuestros rivales, animando mientras el estadio se vaciaba y teniendo presentes a todos esos compañeros Sancionados que no pudieron disfrutar de un día inolvidable.

Aún nos quedan dos grandes citas en Vallekas, ante Atlético de Madrid y FC Barcelona, para volver a reventarlo en la grada, pero antes un partido clave frente a Osasuna y es en estos partidos donde existen a priori menos alicientes donde un grupo demuestra su nivel. Animemos a muerte, sin importar quién esté delante.

«UN EQUIPO DE BARRIO SIN GRANDES JUGADORES NI TALONARIOS…«

 



ăn dặm kiểu NhậtResponsive WordPress Themenhà cấp 4 nông thônthời trang trẻ emgiày cao gótshop giày nữdownload wordpress pluginsmẫu biệt thự đẹpepichouseáo sơ mi nữhouse beautiful


bts merchandisebts shopbts sweatshirtbts clothesarmy bombbts official army bombbangtan bombbts army bomb ver 4bts army bomb ver 3bts army bomb