shopping-bag 0
Productos : 0
Subtotal : 0.00
Carrito Finalizar compra

Single Blog Title

This is a single blog caption

Rayo 0-3 Valladolid, El entierro del fútbol

Nació hace justo ahora 150 años. Pronto creció, sano y robusto, extendiéndose a todos los países, a todos los rincones del mundo. Siempre gozó de una gran salud, estaba en manos del pueblo y este no solo disfrutaba con él, sino que lo protegía. Pero tras toda una vida de esplendor, desde dentro, le crecieron enemigos. A la sombra de los intereses y los negocios, muchos que decían quererle y ayudarle en realidad solo buscaban beneficiarse, aunque fuera a costa de su deterioro. Ya nunca fue el mismo. Le cambiaron sus costumbres, sus hábitos, y poco a poco fue enfermando. En los últimos años se vio postrado en una cama, solo, sin recibir los cuidados necesarios, con esos tumores que unos pocos se negaban a extirparle. Mientras más enfermaba él, más se enriquecían unos pocos, más le lloraban unos muchos. Algunos, incluso, optaron por no esperar su muerte de brazos cruzados, por luchar contra los que acrecentaban sus dolores, por luchar para que sobreviviera, para que recuperara el espíritu y vigor que tuvo antaño. Pero sus males ya no tenían remedio. Y murió.

Murió el fútbol y en el Estadio de Vallekas le dimos el último adiós. Fue un viernes, no aguantó ni una jornada más el que le obligaran, en su estado crítico, salir también entre semana. Viernes, lunes, 23.00h… Días y horas que detestaba, que iban en contra de sus principios, de sus fieles.

Nada mejor ni más alegórico para el último adiós que un fondo vacío, el mismo por el que aparecieron dos personajes que esta temporada ya han pasado a ser famosos.

Epi y Blas volvieron a hacer acto de presencia antes del comienzo del partido, esta vez en la versión de Papa y obispo. Con sus atuendos y todos sus complementos, asistieron a la salida al césped de unos jugadores que no podían evitar su sorpresa al verles subidos en su altar improvisado, reclamando silencio a los presentes y respeto por la huelga de animación de los primeros 24 minutos.

En realidad solicitaban respeto por el difunto que estaba a punto de ser trasladado hasta el Fondo. Y es que ambos personajes desaparecieron unos instantes para volver acompañados…

El papa y el obispo regresaron a la grada encabezando un funeral en el que no faltaba nada ni nadie. Cruzaron todo el Fondo los que, de riguroso negro, portaban el féretro, tras el que caminaba un monje flanqueado por monjas. No podía faltar la viuda, en este caso, varias de ellas, ni los amigos que con velas y flores caminaban al ritmo que desde la megafonía marcaba la marcha fúnebre.

Silencio en un estadio más pendiente de lo que sucedía en la grada, allí estaba el espectáculo y no en el césped. Comenzaba una muy peculiar ‘misa’ de despedida oficiada por el Papa: «Queridos amigos y amigas, hinchas y sufridores que durante tantos años habéis acompañado y amado a nuestro amigo fallecido y que hoy no habéis querido faltar en su último adiós…»

Las sentidas palabras arrancaban las lágrimas de los presentes, con sabor a dolor y rabia cuando se mencionaba a los verdugos: «Dirigentes, operadores de televisión, políticos, presidentes, jugadores, periodistas e incluso hinchas borregos, todos en mayor o menor medida son los culpables de esta muerte. Nuestro querido fútbol no aguantó más, no pudo con sociedades anónimas ruinosas, horarios deleznables, precios de entradas y abonos por las nubes, una ley deld eporte represiva, tipejos en traje y corbata que vivieron de él, que convirtieron el balón en un negocio, la Liga en un tedio, que engordaron a los poderosos y obligaron a la desaparición a muchos históricos… Con tantos males, con tantos achaques, es normal que dijera basta

Aquellos domingos a las 17.00h, aquellas tardes de fútbol y transistor, de bota de vino, de bengalas y nitrato en la grada y currelas en el césped, de entradas a unos pocos duros, de campos llenos y desplazamientos masivos, de asambleas de socios decidiendo el futuro de sus clubes, de Ligas y Copas para equipos como la Real Sociedad, Athletic, Valencia o Deportivo… Tantos y tantos recuerdos nos deja un fútbol que en sus últimos años ya no tenía nada de eso. Lo había perdido todo, nos lo habían arrebatado.

Continuaban las palabras del Papa mientars en el Fondo se desplegaban dos pancartas a modo de epitafio: ‘Aquí yace el cuerpo sin vida del fútbol. Los horarios y los negocios acabaron con él’

Nuestro monje y las dos monjas intentaban calmar el dolor de los presentes, que depositaban su flores sobre el ataúd antes de abrir la grada y que todos los seguidores pasaran uno a uno a mostrar sus respetos y decir adiós al fallecido.

Mientras, en las gradas de nuestro estadio surge un cántico: ‘Presa vete ya, Presa vete ya…’ Bukaneros no está en el campo, se encuentra fuera protestando contra el fútbol negocio, pero todos los rayistas que están dentro piden la marcha del presidente. ¿No éramos solo nosotros los que estábamos en su contra según su propia paja mental? Volvió a quedar en evidencia, retratado como un mentiroso. Los rayistas volvieron a pronunciarse, a dejar claro que, independientemente de la marcha del equipo, de los resultados en lo deportivo, el rayismo no quiere ni un día más a este presidente y que lo mejor que puede hacer por el bien de todos es venderlo y marcharse.

Se marchan todos. Se despeja la grada y se queda en soledad el ataúd. La despedida final se realiza en la intimidad. Se aproxima el minuto 24 de partido y la misa toca a su fin. Desde su púlpito, el Papa dedicaba unas emocionadas palabras al que durante tantos años fue el motor de nuestra vida.

Diez segundos para el minuto 24 (como guiño a la fundación de nuestra Agrupación Deportiva, cuando el fútbol era eso, fútbol). Comienza la cuenta atrás. Con todos ya dentro del estadio y a ambos lados del Fondo se acerca el momento de ocupar el lugar habitual. 3, 2, 1… Avalancha en la grada, el silencio deja paso al ruido, a los cánticos de protesta… Y en medio de aquel jaleo, sorpresa: el ataúd se abre y de su interior sale un hincha de los de toda la vida, sin camiseta y con su bandera franjirroja en la mano.

Sí, quizá estamos de la cabeza, o somos un poco frikis. Lo único seguro es que somos seguidores que estamos hartos, que somos víctimas de este fútbol negocio y que no vamos a quedarnos parados y mirando mientras acaban con nuestro fútbol, con nosotros mismos. No dejamos de escuchar que todo esto no valdrá para nada, que esta lucha no tiene sentido. Lo que nosotros comprobamos es que cada vez son más los seguidores concienciados, incluso medios de comunicación y jugadores, que ya no se cortan a la hora de criticar esta situación. Lo que es un hecho es que de conocer la fecha y la hora de los partidos tan solo dos semanas antes, hemos pasado a conocerlos con tres meses de antelación. Aunque los mafiosos hayan anunciado cambios para la temporada próxima, en la que se establecerán todos los horarios desde agosto, sigue siendo poco para un fútbol que se aleja del pueblo para seguir enriqueciendo a los de traje y corbata.

Querida LFP, querido Javier Tebas, quizá sea casualidad el no jugar ya más en viernes o lunes hasta enero, o quizá no queréis que os sigamos dejando en evidencia, pero sea como sea os recordamos que estamos sobrados de ideas.

El fútbol ha muerto, pero los hinchas no. Seremos nosotros los que luchemos por resucitarle.



ăn dặm kiểu NhậtResponsive WordPress Themenhà cấp 4 nông thônthời trang trẻ emgiày cao gótshop giày nữdownload wordpress pluginsmẫu biệt thự đẹpepichouseáo sơ mi nữhouse beautiful


bts merchandisebts shopbts sweatshirtbts clothesarmy bombbts official army bombbangtan bombbts army bomb ver 4bts army bomb ver 3bts army bomb